martes, 23 de noviembre de 2010

Alas de fuego


Ahriel intenta cuidar a Marla, la reina de Karishia, lo mejor que puede: le enseña el idioma angélico, la educa y la defiende con su vida desde que era tan sólo una niña. Pero mientras la protege se le escapa un detalle: su buena y gentil Marla juega en sus ratos libres con la magia negra. Ahriel, como ángel protector, solamente quería detener a un supuesto impostor con la ayuda de Kab, uno de los más fieles servidores de Marla, pero, ¿cómo se lo paga ésta? Atándole las alas con un cepo de hierro macizo y encerrándola en Gorlian sólo por realizar su misión: protegerla. Y todo porque Ahriel no sabía que su protegida era una traidora.
Gorlian es una prisión en la que Marla encierra a todos los impostores de su reino, a los que osan entrometerse en su vida o intentan cambiar su malvado plan. Es un lugar cruel, pobre, peligroso, marrón y húmedo; sobre todo, húmedo. Un lugar que, después de estar en él, aparecerá en las peores pesadillas de Ahriel y cambiará su vida por completo, aunque puede que se la cambie para mejor.
Alas de fuego es el primer libro de una historia con dos partes. Al igual que los libros de Laura Gallego que me he leído antes, no quería que acabase, aunque desde mi punto de vista es imposible comparar esta obra con Memorias de Idhún, de la misma autora. Esta primera parte del libro tiene tanto aventuras y amor, como fantasía, magia negra y traición. Es muy rápido de leer, entretenido, y además me ha encantado.
Miriam Tortajada Gomariz (3º ESO B. 2010)

3 comentarios:

  1. Lucía García Fernández23 de noviembre de 2010, 8:18

    Un libro genial.
    ¿Y de quién es esta reseña?

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, Lucía. Se me había pasado darle la paternidad a Miriam. ¡Con lo buena que es la reseña, jajaja! Lo siento. Ya está subsanado el error.

    ResponderEliminar
  3. Lucía, todos los libros de Laura Gallego son geniales (H)

    ResponderEliminar